Mascotas en caso de divorcio: ¿Qué debo saber?

Las mascotas forman parte de la familia, y cuando se produce una ruptura sentimental, también se ven afectadas. Es por ello que debe tenerse en cuenta cómo y con quien se va a quedar la mascota. En este articulo veremos cómo se protegen los intereses de nuestras mascotas en los procedimientos de familia.

Custodia compartida de mascotas en caso de divorcio ¿se recomienda?

1. Considerar el bienestar del animal

Lo más importante será tener en cuenta quien puede cubrir mejor las necesidades de la mascota, y quien tiene una mayor disponibilidad y predisposición para su cuidado. Normalmente se intenta llegar a un acuerdo entre las partes, para que el animal permanezca con su cuidador principal.

2. Llegar a un acuerdo

Lo más fácil para todos es llegar a un acuerdo sobre quien va a quedarse con la mascota, teniendo en cuenta que será una obligación para toda la vida, lo que supondrá unas obligaciones y deberes para el que asuma su cuidado en exclusiva.

Debe considerarse, que en muchas ocasiones se parten de unos cuidados compartidos, que pueden intentar mantenerse entre las partes, si bien es cierto, que no lo solemos recomendar, puesto que suele dar mas seguridad para el bienestar de la mascota tener una persona de referencia definitiva, que pueda asumir la responsabilidad y el cuidado del animal. Aunque a veces suene abrumador asumir la responsabilidad de su cuidado en solitario, una obligación en solitario es muchas veces más llevadera que compartida.

3. Demostrar la relación con la mascota

En caso de que no haya un acuerdo sobre quien se queda con la mascota, o como se va a repartir el tiempo con ella, será necesario acudir al juzgado donde será relevante la documentación en la que conste quien es el cuidador principal, quien consta como responsable en la documentación, o como se han gestionado los cuidados del mismo hasta ahora.

4. Acudir al juzgado

Cuando no se llega a ningún acuerdo sobre la mascota se hace necesario acudir al juzgado para determinar cómo se repartirá el tiempo de la mascota, donde puede llegar a plantearse una “custodia compartida” de la mascota, en la que las dos partes de la pareja se alternan el cuidado del nuestro compañero peludo.

En estos procedimientos será necesario poder demostrar quien ha sido su cuidador hasta ahora, y quien tiene una mayor disponibilidad horaria para su cuidado, afortunadamente cada día hay mas conciencia social sobre el bienestar de los animales.

En conclusión, en los casos de divorcio debe tenerse en cuenta las mascotas de la pareja, y en ocasiones puede ser delicado, pero debe tenerse en cuenta el bienestar de la mascota, a veces la ayuda de un profesional puede facilitar el acuerdo entre las partes. No dudes en buscar un asesoramiento legal que se adapte a tus necesidades, si tienes cualquier duda podemos ayudarte.