Baralon Abogados

Gabinete de Abogados en Madrid

¿En qué casos se deniega la custodia compartida?

custodia compartida

La custodia compartida es una situación legal que, aparentemente, es siempre deseable. Al fin y al cabo, supone que ambos progenitores, en caso de separación o divorcio, ejercen conjuntamente la guarda y custodia de los hijos menores en igualdad de condiciones. Sin embargo, no siempre es lo mejor para los hijos y para sus intereses. En estos casos, es preciso contar con servicios jurídicos profesionales que sepan demostrar tal falta de conveniencia, para que el juez actúe en consecuencia.

Principales motivos por los que se deniega la custodia compartida

 

Del estudio de la ley y la jurisprudencia pueden extraerse varios motivos claros por los que puede denegarse la custodia compartida. En todo caso, la importancia de acudir a abogados que ofrecen servicios a medida reside en que con ellos se puede lograr que la ley, que es general, se aplique a cada caso particular.

 

Lo que te queremos decir es que tu caso, aunque no se encuentre en el listado que vamos a exponer, quizá también pueda justificar una denegación de la custodia compartida. Tan solo hay que echar mano de juristas preparados. En todo caso, en la legislación y en las sentencias anteriores destacan los siguientes motivos:

Estilo de vida. El progenitor tiene una vida desorganizada que afecta a la estabilidad emocional del menor y a su desarrollo correcto.

Desatención de cuidados necesarios. No se atiende la higiene, la comida, la escolarización obligatoria, la seguridad, la atención médica, etc.

Cambio de lugar de residencia. Una mudanza que pueda desestabilizar al menor por alejarlo de su entorno social, familiar o educativo.

Síndrome de alienación parental. Trastorno que sufre el menor por ser manipulado por uno de los progenitores, que lo predispone para estar en contra del otro.

Conducta violenta. Si existe maltrato o abuso infantil, físico o psicológico, la custodia compartida será denegada de manera inmediata.

Problemas de adicción. El progenitor sufre alguna adicción que, de alguna manera, pueda afectar a su dedicación a la seguridad y al bienestar del menor.

Ingresos penitenciarios. Uno de los progenitores acaba condenado a prisión y, consecuentemente, ya no podrá ejercer como es debido todas sus obligaciones de guarda y cuidado del menor.

Condena por violencia de género. Existan o no ingresos penitenciarios, una condena por este motivo puede suponer la denegación de la custodia compartida.

 

En definitiva, ya conoces algunas de las situaciones justifican la denegación de la custodia compartida en caso de separación o divorcio. Sea como sea, no basta con que alguna de estas circunstancias se dé, sino que ha de ser demostrada y presentada ante el tribunal. Es aquí donde entra en juego la conveniencia de contactar con profesionales en este sector jurídico. Únicamente así será posible alcanzar los objetivos deseados.

 

Deja un comentario